TOURS Y VISITAS: Sin colas, paseos guiados

El monumento

La evolución del Taj Mahal a lo largo de los siglos

La evolución del Taj Mahal a lo largo de los siglos

El Taj Mahal a lo largo de la historia

Con la muerte de Shah Jahan continuó el poder Mogol en manos de su hijo Aurangzeb, época en la que el imperio disfrutó de la cúspide de su poder. El empuje de esta dinastía continuaría hasta mediados del siglo XVIII, cuando pesaron fuertemente las duras políticas de represión contra los hindúes y la destrucción de muchos de sus templos.
En esos siglos, pese a la vigencia del imperio Mogol, el Taj Mahal sufrió el abandono y el olvido, quedando deteriorado hasta que en el siglo XIX, en el contexto del mandato inglés, George Nathaniel Curzon, Lord Curzon, político conservador británico y virrey de la India ordenó una importante restauración del monumento en el marco de un esfuerzo colonial de preservar los principales elementos artísticos y culturales de la India. En ese programa se reformaron los jardines al estilo ingles y se repararon numerosos elementos decorativos.

El siglo XX vio como el Taj Mahal conservaba su esplendor solo amenazado por las Guerras Mundiales, para lo cual se construyeron andamios de protección contra posibles bombardeos alemanes o japoneses. Finalmente estos no se produjeron y las mayores amenazas actuales vienen de la lluvia ácida y la contaminación atmosférica local, un problema relevante y contra el que se intenta luchar con medidas como la limitación del paso de vehículos cercano.
A nivel político hay voces del mundo islámico que reclaman la propiedad del edificio, algo que el gobierno indio rechaza por ser el Taj Mahal un patrimonio común de todos los indios.


¿Te gustó este artículo?

Valóralo

Nota media 4.5 / 5. Votos recibidos: 2

Reportajes relacionados
El monumento

Los exteriores del Taj Mahal

El monumento

Qué ver en Agra. Monumentos además del Taj Mahal

El monumento

El Taj Mahal, un monumento dedicado al amor

El monumento

Simbolismo y concepto del Taj Mahal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *